¿Pensamos?

Los seres humanos vivimos en sociedad y desarrollamos la mayor parte de nuestras actividades en medio de una tripe relación: con los otros, con el medio y con nosotros mismos, es decir, con nuestras formas de pensar, nuestras pautas culturales y, finalmente, con nuestros preconceptos y prejuicios.

Muchos de los contenidos mentales que poseemos y que llamamos “nuestras ideas”, no son más que un conjunto de razonamientos que aceptamos como válidos porque así lo considera la ideología reinante.

Por ejemplo, para la mayoría resulta normal pensar que el mejor momento de la vida humana es la juventud, sobre todo si se encuentra complementada con la belleza física y la riqueza material.

Muchos de los razonamientos que tenemos integrados en nuestro pensamiento, no obstante, son erróneos, injustos, inadecuados o inconvenientes, por decir lo menos. Para determinar la consistencia (es decir, la no contradicción) de nuestros razonamientos acudimos al pensamiento crítico.

Pensar críticamente es analizar y evaluar la consistencia de nuestros razonamientos, en especial aquellos que la sociedad –y por ende nosotros mismos- acepta como verdaderos en el contexto de la vida cotidiana.

El pensamiento crítico no significa negación de la realidad ni es tampoco una forma caprichosa o anárquica de pensar y discurrir sobre la realidad que nos circunda. El pensamiento crítico exige claridad, precisión, evidencias e investigación, ya que intenta evitar puntos de vista meramente subjetivos.

Intentaremos, de manera crítica, dar luces para desarrollar el pensamiento crítico. Pero, ojo, no creas todo lo que leas. Sé crítico.

Anuncios
Comments
2 Responses to “¿Pensamos?”
  1. Ana dice:

    A la pregunta introductoria que planteas (¿pensamos?), la respuesta sería “que bastante poco” (siendo positivos) y “nada” (siendo más realistas, o incluso negativos). La realidad es que el pensamiento crítico es agotador y se llegan a demasiados callejones sin salida. Reflexión interesante, te voy siguiendo. Ana

    • El pensamiento no te lleva a un callejón sin salida, sino a un abismo de posibilidades. El pensamiento crítico genera algo que se llama “desequilibrio cognitivo”, es decir, te obliga a poner en duda los dogmas que te hizo interiorizar la sociedad. Y es ahí cuando empiezas a pensar y a ser libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: