El punto de partida

(Aclaro: Escribiré en genérico, pero dejo constancia de que soy un acérrimo feminista, es sólo por cuestión de estilo y espacio)

Para ser malo sólo hay que tener la firme voluntad de serlo. Y tener buenas excusas. Las más frecuentes: el origen (eso me viene de cuna); la fatalidad (yo soy así, así he sido siempre, si he llegado a esta edad es porque algo haré bien, no); la personalidad (tengo carácter); el esfuerzo y la templanza (tengo que ser el mejor, solo duermo cuatro horas al día desde hace 15 años, soy un responsable compulsivo).

Todos hemos tenido ante nosotros a alguien auténtica y pertinazmente malo. Por lo general se trata de una persona impresionantemente eficaz -aunque hay malos vagos e ineptos-, pulcra -aunque también los hay zarrapastrosos-, con unas enormes habilidades comunicativas (e histriónicas). Se les nota en la cara, la verdad -aun siendo guapos-. Intentan  caer bien -a veces lo logran, estos son geniales, porque logran sus objetivos y se cuelan poco a poco en la conciencia de las personas y en las tripas de las organizaciones -. Hablan mucho de sí mismos -de quién si no-. Les suele interesar que sepan de sus esfuerzos y desvelos (y la verdad hay algunos que se curran la maldad de día, de noche, despiertos, dormidos; en fin, no tienen ni horario ni fecha en el calendario. Son de dedicación exclusiva)

Decía que para ser malo sólo hay que tener la firme voluntad de serlo, pero también insinuaba que podía venir de cuna. Empecemos por lo segundo. Hay unos suertudos que vienen de familia de malos: mamá y papá (o por lo menos uno de los dos) malos, abuelos malos, bisabuelos malos… y, claro, lo que se hereda no se hurta (¿no?) Estos malos por herencia suelen bordar su papel. Normalmente tienen que superar a la anterior generación, y lo logran.

De vez en cuando en una familia (clan o saga) de malos aparece una oveja blanca, y es una tragedia. Pero prefiero explicarlo claramente. Hay ovejas blancas auténticas y ovejas blancas disidentes. Las primeras son buenos que nacen o se hacen en el seno de una familia mala de tradición. No hay mayor tragedia para una familia de malos. Y la oveja blanca disidente es realmente un malo malísimo que no resiste la competencia en casa y decide irse, aislarse de su familia y de su fama y hacer tienda aparte. Luego se hace malo, pero forma otro tronco, otra rama de la familia, con una nueva versión de maldad.

Anuncios
Comments
12 Responses to “El punto de partida”
  1. Ana dice:

    Estoy deseando leer más… las ovejas blancas y negras nos rodean por todas partes!

  2. Zaide Sanabria dice:

    Algo confundida.. que es ser bueno? Que es ser malo? Son dos palabras muy extremistas. Hasta las personas historicamente llamadas malas tenian algo de buenos. Los “labels” no van conmigo. No me gustaria pasar a la historia como buena o mala, sino como una persona que aunque tuvo comportamientos malos, sere recordada por los comportamientos buenos….

    • Hola Zaide. Ten un poco de paciencia y ya hablaremos sobre lo que dices. Por lo pronto, te digo que la/el auténtica/o mala/o siempre tiene una coartada. Por ejemplo, acariciar a sus perros en público, salir a pasear y a jugar con sus hijos y asegurarse que los demás los vean (y si es posible, les hagan fotos), incluso hay algunos que comulgan todos los días o que se van a África a ayudar a los pobres, o que matan a su mujer por lástima!. Es que los malos (los auténticos) no se pueden dejar pillar. Otra estrategia genial del malo, del auténtico malo, es pedir perdón… una vez que han hecho el mal, piden perdón y quedan como ángeles!
      Este artículo es sólo el primero de la serie Manual para ser malo. Espero que me sigas y participes.

  3. Jorge Peña dice:

    Apreciado Kenny, un abrazo. La convicción de la oveja blanca es poder cambiar la historia para que sus futuras generaciones no hereden la maldad de sus antecesores.Ojala sigan surgiendo muchas ovejas blancas en medio de tanta maldad.Seguimos pastoreando…

    • Hola Jorge. Espero que me siga en mis próximas entregas del Manual para ser malo. Y que me dé ideas!!! Y échele una miradita cuando pueda a los otros apartados de mi blog. Un abrazo.

  4. Diana Molina dice:

    Inreresante y existencialista. Unas consideraciones que permiten identificar claramente quien escribe y quien las lee, jajajaja. Espero que nos nutras más con tus líneas, un abrazo.

    • Seguiré, seguiré, con el ánimo de las/os amigas/os queridas/os. Persevera en la lectura y nútreme con tus comentarios. No dejes de leer los otros apartados de mi blog, que en forman entre sí una unidad. Un beso

  5. Fabián dice:

    Me encantó el breve artículo Kenny, tienes buenos dotes de escritor y sobretodo de analizar los conceptos de la personalidad. Siempre escuché desde pequeño que cada hogar tiene una oveja negra y la conclusión que siempre saqué es ser el malo para todo, para el estudio, para ayudar a la familia, para el trabajo y hasta para el amor. Pero este tipo de personajes según tu artículo van mucho más allá de lo que por encima uno se imagina, hacen mucho más daño de lo previsto y tienen hasta el Don de inmiscuirse entre los buenos para elegir mejor su presa. Yo creo que hoy debemos ser muy prudentes y elegir muy bien al lado de quien vamos a estar, porque aún así también nos convertimos en víctimas de las ovejas negras.

    • Hola Fabián. Gracias por seguir mi blog. Si miras todos los apartados, verás que hay más temas y que, al final todos se unen en uno: crear comunidad. A veces somos tan egoístas, que se nos olvida que ser feliz no es cuestión de 1 de sino de muchos. Un abrazo y no dejes de seguirme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: