El punto de partida

(Aclaro: Escribiré en genérico, pero dejo constancia de que soy un acérrimo feminista, es sólo por cuestión de estilo y espacio) Para ser malo sólo hay que tener la firme voluntad de serlo. Y tener buenas excusas. Las más frecuentes: el origen (eso me viene de cuna); la fatalidad (yo soy así, así he sido … Sigue leyendo